arquitectura costarricense

Escazu La Ciudad Paralela

*

La Gran Área Metropolitana (GAM) de San José, y en particular sus zonas periurbanas, ha pasado por un proceso acelerado de crecimiento de su mancha urbana en las últimas tres décadas. Dicho crecimiento se da en momentos en que el rol planificador del Estado es minimizado, por lo que el desarrollo de nuevos sectores urbanos queda principalmente en manos de la inversión privada ligada a un creciente mercado inmobiliario. A partir de la década de los ochentas, ante la falta de una planificación urbana efectiva por parte de entidades estatales y ante la heterogeneidad de los nuevos proyectos privados, surgen patrones de ocupación del suelo por medio de los cuales en sectores previamente agrícolas se construyen formas arquitectónicas de gran escala, previamente desconocidas o poco comunes en el contexto costarricense.

Antes de explicar los procesos recientes de desarrollo de sectores periurbanos de la GAM, es necesario establecer algunas consideraciones. Por un lado, se parte de que el ordenamiento territorial tiene tres componentes básicos: Estado, sociedad y territorio (Arrieta Chavarría: 2010) y que el mercado es un producto social que en mayor o menor medida es regulado por el Estado, según sea el caso. Por otra parte, se asume la planificación urbana como una práctica producto del modernismo (De Boeck: 2002), que buscaba centralizar el control de aspectos territoriales en una autoridad, generalmente estatal. Ante esto, Dierwechter y Thornley (2012) afirman que “la planificación urbana requiere de legitimación social y política, que solo gana al ser acuerpada por leyes y regulaciones aceptadas.” Los mismos autores afirman que los alcances de la planificación en gran medida dependen de la ideología predominante, y en qué medida asume esta, que el Estado debe intervenir en los procesos del mercado.

Seguir leyendo

{ 0 comments }

3 La ciudad paralela mall modelo economico costa rica gam san jose

Existen tipos de edificios, e incluso sectores urbanos completos, cuyo origen y proliferación, se debe a condiciones políticas y económicas específicas. Por ejemplo, se puede asociar a los grandes bloques de vivienda de interés social, presentes en muchísimos países, con un momento de expansión del estado benefactor, así como se puede entender un “palacio” de gobierno como un vestigio monárquico que luego replicarían diversas formas de gobierno para ubicar un poder central. De la misma manera se puede afirmar que el mall, como tipo arquitectónico que se repite de un país a otro, es producto de una serie de cambios en las políticas económicas y de administración del territorio. A pesar de que en un inicio fue planteado para satisfacer necesidades de suburbios existentes, en países como Costa Rica se volvió un instrumento de desarrolladores inmobiliario para urbanizar sectores que, generalmente, solían ser agrícolas.

A diferencia de los ejemplos mencionados previamente, el mall no es desarrollado, ni estimulado, por el Estado, y precisamente por eso es representativo de un momento de nuestra historia política y económica en que las entidades públicas ceden al mercado una gran cuota de responsabilidad sobre el desarrollo urbano y territorial del país. No es casualidad que en Chile, y otros países de Latinoamérica, la construcción de este tipo de centros comerciales empezara más de una década antes que en Costa Rica; nuestro país fue (y sigue siendo) algo más lento que otros países de la región en aplicar las reformas dictadas para “modernizar” el aparato estatal, que normalmente implicaban una reducción de funciones, y por lo tanto de intervención gubernamental en diversos sectores económicos.

Seguir leyendo

{ 1 comment }

Por Isaac Salgado Ramírez*

La Ciudad Paralela - Vivienda INVU Ciudad 3

En nuestro país, se entiende la vivienda de interés social como la que se construye con subsidio del estado, que tiene un bajo costo y es dirigida a una población de bajos recursos. Esta forma de entenderlo genera grandes sesgos y limita las posibilidades que tiene la vivienda de interés social en la construcción de la ciudad y de los asentamientos humanos. De igual forma esta manera de entenderlo provoca que la inversión del estado no sea la más efectiva. Es por esta razón que no se debe enfocar una política de vivienda y su relación con el territorio desde los aspectos económicos, sino que los aspectos económicos deben responder a la situación socioespacial del país.

Seguir leyendo

{ 0 comments }

La ciudad paralela-arquitectura de periferia asfalto 1

 

Algunas zonas periféricas del GAM se han transformado en las últimas décadas en verdaderos centros de entretenimiento, cultura y consumo. Son sectores donde, además de las tiendas, cines y restaurantes ya consolidados, cada vez más es posible asistir a galerías de arte, teatros, y a eventos masivos como ferias de moda, de comida orgánica, conciertos, etc. Dichas actividades son rentables porque su público meta no quiere ir a los centros urbanos tradicionales. No porque allí no exista oferta cultural, de entretenimiento, o de consumo, sino porque hay presas y es difícil encontrar parqueo. Él éxito comercial de la periferia radica, en gran medida, en que una gran parte de la población se acostumbró a ir solamente en carro a cualquier lugar al que necesite llegar. Quienes diseñan la periferia lo saben y han creado edificios donde el chofer es el privilegiado. Se puede decir que la arquitectura de la periferia es diseñada en función a quien busca parqueo.

Seguir leyendo

{ 0 comments }

la ciudad paralela - micro vigilancia 3

Si usted es de los que habitualmente atravesó caminando el Campus Rodrigo Facio (San Pedro) de la Universidad de Costa Rica en los últimos no tan pocos años, habrá notado que hay una serie de casetas para guardas que por largo tiempo han estado vacías. No son mucho más grandes que las que se ven en cualquier urbanización josefina, sin embargo los materiales y uno que otro detalle evidencian que en su diseño y construcción hubo más momentos de creatividad y dinero que en la caseta de guarda promedio. A pesar de lo bien logrados, estos micro-edificios pocas veces fueron vistos en uso. En mi diario caminar desde mi antiguo apartamento hacia la Escuela de Arquitectura durante años (no pregunten cuántos) pasaba al frente de al menos una de esas casetas, y puedo recordar solamente dos ocasiones en que vi un funcionario dentro. Con el tiempo se convirtieron en una especie de “mupis” o vallas donde aparecían mapas del Campus o información de eventos institucionales. Mi interpretación al ver aquello fue que en realidad las casetas para guardas nunca fueron necesarias, y que luego de la inversión había que hacerlas útiles de alguna manera.

Seguir leyendo

{ 0 comments }