Mecanismos de Defensa

Un pasado "digno" pudo haber salvado a este edificio

Un pasado “digno” pudo haber salvado a este edificio

Los esfuerzos por preservar edificaciones “viejas” en las ciudades, al menos en Latinoamérica y buena parte de Europa, han aumentado en los últimos años. A diferencia de otros países, donde la restauración y la conservación arquitectónica son tan comunes que han llevado a que equipos profesionales se dediquen casi de forma exclusiva a dichas prácticas, en Costa Rica, aunque se dan, siguen siendo labores ocasionales y difícilmente relacionadas a la planificación urbana. Quienes usan el argumento de lo patrimonial para hacer selección de qué edificios merecen permanecer, probablemente dirán que lo anterior se debe a que en las ciudades costarricenses no hay mucho qué rescatar, pues nuestro listado de edificios “históricos” es bastante reducido. Esta “escasez” de patrimonio construido ha provocado en algunos un sentido de urgencia por la preservación arquitectónica que a la vez puede haber llevado a la realización de proyectos de restauración cuyo único fin es rescatar la “belleza” o crear monumentos que recuerden lo que alguna vez fue.

Seguir leyendo

{ 3 comments }

La Soledad, San José, Costa Rica

 

La máxima expansión (o al menos la más abrupta) de la mancha urbana de San José, se dio hace apenas una generación. Llegó con ella una nueva arquitectura, funcionalista, eficiente y sobre todo rentable, regalo del modernismo / amiga del progreso (esa extraña idea que motivó tantas cosas). Quedan pocos edificios, y quedan pocas personas, previos a esa transformación, que más que física, fue social y política.

Esos pocos recordatorios de la capital que talvez fue, muestran signos de “época” en su exterior. No se puede hablar de un solo “estilo”, pero sí hay características que permiten reconocer que se trata de edificios viejos. Entre estas sobresale el uso de ornamento en las fachadas como herramienta de distinción con respecto al entorno inmediato, entre otras funciones.

Seguir leyendo

{ 0 comments }

“Descubrí lo siguiente y lo comuniqué al mundo: La evolución cultural equivale a la eliminación del ornamento del objeto usual.” (A. Loos, Ornamento y Delito. 1908)

 

 

Las rejas en las ventanas y los portones son parte de nuestras vidas, querámoslo o no. Se les podría ver como simples objetos; accesorios de los edificios. Sin embargo su presencia no se puede separar de su razón de ser. Menos en un lugar como San José Centro, ahí por La Soledad, que para quienes disfrutamos observar cómo la gente defiende sus hogares y negocios, ofrece bastante. En un sector urbano atacado por el hampa, el vandalismo, y la degradación del espacio público, es obvio que los habitantes se vayan o se encierren. Lo curioso es que quienes se quedaron hicieran de lo que los encierra, una forma de diferenciarse.

Seguir leyendo

{ 0 comments }

“…el esfuerzo de la comunidad entera hacia la salvación se vuelve el concurso colectivo y permanente de los individuos que se clasifican los unos por relación a los otros” (M. Foucault. Vigilar y Castigar)

 

 

Toda manifestación de un individuo ante un colectivo busca comunicar. Los mensajes pueden ser de todo tipo pero estarán inevitablemente atados a un contexto específico, que a la vez se construye. En la ciudad, especialmente en sus centros de actividad y en zonas habitacionales, los edificios comunican. Muchas veces, las soluciones físicas a necesidades absolutamente funcionales, resultan en mensajes del ciudadano a su entorno inmediato.

Seguir leyendo

{ 0 comments }