Tendidos de ropa: comunicación involuntaria

by anitaguzfer on 18 agosto, 2012 · 2 comments

in fenómenos urbanos, paisaje urbano, tendidos de ropa

Existe inmerso en nuestras ciudades latinoamericanas un elemento del paisaje urbano tan básico, tan nuestro y tan de todos los días que terminamos por no echarlo de ver, sin embargo, despierta en mí una gran fascinación. Estoy hablando de los tendidos de ropa.

Observando los patrones y contextos bajo los que se cuelgan, he descubierto que un tendido de ropa es más que una necesidad doméstica; es comunicación involuntaria; es una radiografía social de una familia; es una carta de bienvenida a una comunidad; son las carencias que adornan una panorámica barrial en contextos  locales.

Dejando para una segunda entrada la profundización sobre el rol socio-espacial que cumplen bajo estos contextos, hoy me tomaré la molestia de contar tres historias narradas entre medias (calcetines) y calzones con el afán de entusiasmarlos con la idea y compartir este gusto adquirido.

Optimización y adaptación

Carpio. 1:20 de la tarde. Día nublado y con fuerte convicción de lluvia vespertina.

Es una familia de pocos colores. Los han perdido con el tiempo con las lavadas de ánimo que traen las promesas estatales.

El que alguna vez fue el tendido de ropa bajo el cual jugaron la infancia las hoy adolescentes de esta familia, fue cedido a una ocupación más de los 2942 hogares de esta isla geográfica y social. Es por eso que hoy comparte el pasillo de acceso de escasos 80 centímetros para cuatro familias, que han tenido que poner en práctica su capacidad de adaptación; adaptar un espacio de circulación y acceso a tendido de ropa, a juego infantil, a tertulias de barrio, a acopio de residuos sólidos, a bañado de perros, gatos y hasta un conejo; todo eso en un pasillo de tres por cero ochenta. Eso es capacidad de adaptación.

Tradición y nuevos intereses

La Casona. Sol de medio día que arde con pasión en la nuca.

Es una familia de jefatura femenina y muchos colores.

Lo que observo en el retrato es transformación. Se nos abre un debate entre tradición y nuevos intereses. Se tiene la errada convicción de asociar, como en un pareo, a nuestras poblaciones indígenas con casas de cuatro postes, palma y fogón. ¿Qué creen que pasa cuando se es madre soltera de un niño de brazos y un tequio de siete, con la constante amenaza de la razón por la cual se es soltera encima? Los intereses cambian, y las ganas de que los materiales de construcción cambien también.

Se abre también un debate generacional entre los abuelos que no conciben la vida sin la montaña virgen como escenario esencial del hogar, los padres que ya buscan conectividad, servicios y oferta laboral, y los nietos quienes el celular, los jeans y la consola, costumbres de hombre blanco, son ya parte de su cosmovisión.

Ahora la pregunta al aire sería: ¿cómo debería concebirse el hábitat contemporáneo en este debate abierto entre tradición y nuevos intereses?

Autorretrato 

Alajuela. 1:30 de la tarde de sol con mango.

Este es el retrato de mi propia familia.

Lo dejo abierto para que saquen ahora sus conclusiones.

 

 

{ 2 comments… read them below or add one }

Arthuro agosto 19, 2012 a las 18:31

Hola Anita! Me parece muy chiva la dialéctica de los tendidos de ropa! Es una entrada de lo más sencillo y fuerte a la vez. Quien vive sin usar este lenguaje, en cada hogar la forma es diferente, según el espacio, la costumbre, y otros esquemas sociales, exponen paradojas de personalidades y quizás de cultura. En Francia hay gente que lo cuelgan a los balcones y la arquitectura se ve cambiada por las texturas y los colores, en otros lugares se esconde al máximo para no exponer su intimidad, creo que sería interesante si logras a exponer más ejemplos quizás característicos de Costa Rica en comparación con otros países para destacar tipologías de diálogos.

Responder

anitaguzfer agosto 19, 2012 a las 20:21

Gracias, Arthuro.
Valoramos mucho tu apreciación. Esta es una entrada introductoria a lo que esperamos sea una serie de muchas, porque el tema da para largo.
Sería genial que, como mencionas, nos compartieras el caso de los tendidos en tu contexto y así enriquecer el tema, ya sea con una entrada tuya personal para La Ciudad Paralela, o con material del que podamos nosotros también retroalimentarnos.
Saludos!

Responder

Leave a Comment

Previous post:

Next post: