SJO Multicultural: Rótulos en Chino

by Diego Chávez Vargas on 31 enero, 2013 · 2 comments

in referentes simbólicos, San José - Costa Rica, SJO Multicultural

La Ciudad Paralela - SJO Multicultural - Rótulos en chino

 

Hace unos días, caminando por la Avenida 2da en San José, noté que a solo unas cuadras de los espacios públicos y edificios más representativos de la ciudad, hay edificios con rotulaciones de las cuales no entiendo absolutamente nada. En la primera planta, al parecer, venden aparatos y accesorios para teléfonos celulares (que son lo único anunciado en castellano) pero arriba puede pasar lo que sea y nunca, a pesar de los grandes caracteres, solo si entro o aprendo a leerlos, sabré de qué se trata. Sé que es ecritura china pero hasta ahí. Lo que me quedó más claro es que el rótulo definitivamente no es para mí, ni para la mayoría de quienes lo ven a diario. Hoy ese edificio me parece la mayor muestra – aún más que el arco con problemas de identidad de la calle 9 – de la presencia cultural y económica china en la capital.

Si algo se anuncia en un idioma que solo unos pocos entienden se asume que lo que se ofrece es exclusivo para o al menos dirigido a ellos. Pero, en este caso, no se trata de un rótulo en un lugar remoto donde se concentra una pequeña colonia extranjera; se trata de una de las rutas nacionales más transitadas (tanto vehicular como peatonalmente), en el centro histórico de la capital de un país cuyo idioma predominante es el castellano. Esto indica que no son tan pocos, que su llegada probablemente es reciente, y que para ellos es necesario tener lugares donde crear y mantener vínculos, de cualquier tipo, con personas con su mismo origen, y sobre todo poder conservar sus prácticas culturales.

Lo anterior puede parecer obvio y es probable que suceda en muchas ciudades en otras latitudes con otras culturas, pero para San José se trata de algo relativamente nuevo. A pesar de que la inmigración china en Costa Rica está documentada desde 1855, siempre han sido personas que se “mezclan” entre los demás, y que incluso tras varias generaciones pierden el idioma y se sienten más costarricenses que chinos. Probablemente sí hubo siempre vínculos entre las familias con orígenes comunes, pero es hasta hace poco que hay una población china grande y concentrada en una zona urbana en nuestro país. Según el Censo del 2011 hay cerca de 3200 personas nacidas en China Popular y cerca de 800 en Taiwán que residen permanentemente en nuestro país. De estos más del 90% vive en zonas urbanas y es probable que una gran mayoría de estos esté en San José o al menos en su Área Metropolitana.

Además, es probable que muchos de ellos tengan hijos o nietos costarricenses, con ascendencia no solo china, y que por lo tanto crezcan en ambientes multiculturales. Para ellos la presencia del idioma de sus padres o abuelos en una ciudad donde casi nadie lo entiende, es una motivación para vivir diariamente y por lo tanto no dejar de practicar un recurso tan valioso en todo sentido. Para mí, que no tengo abuelos ni padres chinos, es un recordatorio de que vivo en un país en el que inmigrantes y sus hijos (aquí sí me puedo incluir) hemos podido desarrollarnos e integrarnos a una sociedad que, aunque a veces parece querer ignorar lo que pasa afuera, creo que sigue siendo curiosa, amable y agradecida con quien aporte y respete cierta forma de hacer las cosas.

Comprendo que a algunos les pueda molestar ver una calle llena de publicidad que no entienden. En mi caso, sentirme analfabeto no necesariamente me va a llevar a matricularme a un curso de mandarín o cantonés, pero sí a sentir curiosidad, acercarme a las personas, preguntar, tomar objetos y observar (realmente), llevarme una imagen única, escuchar, oler, comer,  y sobre todo recordar que estoy ante la posibilidad, a minutos de donde vivo, de conocer una pequeña parte de una gran cultura; que afuera hay un mundo y que por suerte Costa Rica sigue recibiendo excelentes personas que tienen mucho que ofrecernos.

{ 2 comments… read them below or add one }

arthur febrero 1, 2013 a las 6:10

Me parece muy bueno la integracion y el aporte multicultural hasta un cierto nivel de convivencia. Creo que es bueno siempre tener la mente abierta y el hecho de tener varias culturas es una forma de ser mas ciudadano del mundo pero en el caso del barrio chino me da un poco de lastima que sea un tema de desigualdad para otras comunas y que de una forma se convierte muchas veces en una getoisacion ( disculpa la mala otrografia) de esos barrios. Aun existe este sentimiento de partenencia, como tratar de mezclar los generos culturales para tener una mejor imbricacion y no una autosegregacion de esas comunidades que se agrupan para sentir unidad y rescato de cultura y identidad. De una cierta forma me parece mas valido tener tiendas como la que vemos en la foto que dan una vision de coexistancia de una cultura china importada frente a la caja de seguro social que tener una concentracion funcional en una unica calle. Parece que volvieramos a esas epocas de corporaciones y de carteles en una ciudad que necesita progreso y grandes cambios. Lastima margarito!

Responder

Diego febrero 1, 2013 a las 12:30

Que el barrio sea chino creo que tiene más un trasfondo político-económico que social. Si bien en la zona residen y trabajan muchos chinos, hay gente de todas partes, y hasta ahora creo que no hay indicios de ghettización (tampoco sé si se escribe así) sobre todo porque es una zona de alto flujo peatonal, sin las condiciones de aislamiento que ese fenómeno implica. Y sí, estoy de acuerdo en que casos como el expuesto son más favorables como muestra de convivencia cultural que intervenciones mayores y totalmente forzadas que buscan crear una imagen casi temática de un sector de la ciudad.

Responder

Leave a Comment

Previous post:

Next post: