paisaje urbano

la ciudad paralela - ciudad alterna 3

por CIUDAD ALTERNA *

San José no es conocido por ser una ciudad caminable y amigable para el peatón. En muchos casos encontramos falta de aceras, ausencia de zonas peatonales ó vehículos atravesados en las intersecciones. Deambulando por Barrio Otoya, topamos con la grata sorpresa de una acción ciudadana que reclama el derecho a un paso cómodo y seguro al caminar por la ciudad.

Seguir leyendo

{ 1 comment }

La lucha social de los vendedores ambulantes en el espacio público de San José

Ciudad alterna 1 - la ciudad paralela - ventas ambulantes SJO

por CIUDAD ALTERNA *

La historia de la venta ambulante es casi la historia de la ciudad. Nació con ella y a través de los años se ha covertido en una historia de lucha por la conquista del derecho al trabajo en la ciudad. Este es el caso de Don Edwin un vendedor de frutas que tiene 40 años de estar en las calles. En sus inicios recorría la avenida central, avenida 4 y sus alrededores. Se levantaba temprano para visitar el mercado central donde adquiría su mercadería la cual revendía a los transeúntes josefinos.

Seguir leyendo

{ 0 comments }

Lo util en la preservacion arquitectonica - la ciudad paralela

 

La utilidad y la obsolescencia han sido criterios de evaluación determinantes al decidir la permanencia o no de objetos arquitectónicos y sectores completos de nuestros entornos urbanos. A partir de las primeras expansiones de los centros urbanos, y su eventual “modernización”, la decisión de si un edificio era demolido o no, estuvo generalmente basada en la capacidad de este para albergar determinadas actividades, dejando de lado valores formales, o simbólicos. Esto coincide con la visión modernista, en la que “la arquitectura existente no era capaz de satisfacer las necesidades y demandas del momento”[1]. La forma arquitectónica, según los ideales modernistas, era “el resultado de un proceso lógico en el cual las necesidades y técnicas operacionales se encontraban”[2], por lo tanto los objetos arquitectónicos eran vistos como soluciones físicas a problemas funcionales. Aquello que no fuera funcional (en relación al programa arquitectónico), no era útil, y por lo tanto perdía vigencia. Si bien se podría argumentar que en la actualidad son más los esfuerzos y las razones por preservar arquitectura con valor histórico o patrimonial, la lógica sigue siendo la misma: Se preserva lo útil. Lo que realmente ha cambiado es la definición de utilidad con la que se evalúa la arquitectura.
Seguir leyendo

{ 0 comments }

Un pasado "digno" pudo haber salvado a este edificio

Un pasado “digno” pudo haber salvado a este edificio

Los esfuerzos por preservar edificaciones “viejas” en las ciudades, al menos en Latinoamérica y buena parte de Europa, han aumentado en los últimos años. A diferencia de otros países, donde la restauración y la conservación arquitectónica son tan comunes que han llevado a que equipos profesionales se dediquen casi de forma exclusiva a dichas prácticas, en Costa Rica, aunque se dan, siguen siendo labores ocasionales y difícilmente relacionadas a la planificación urbana. Quienes usan el argumento de lo patrimonial para hacer selección de qué edificios merecen permanecer, probablemente dirán que lo anterior se debe a que en las ciudades costarricenses no hay mucho qué rescatar, pues nuestro listado de edificios “históricos” es bastante reducido. Esta “escasez” de patrimonio construido ha provocado en algunos un sentido de urgencia por la preservación arquitectónica que a la vez puede haber llevado a la realización de proyectos de restauración cuyo único fin es rescatar la “belleza” o crear monumentos que recuerden lo que alguna vez fue.

Seguir leyendo

{ 3 comments }

En nuestro contexto, los tendidos de ropa pasan quizás, desapercibidos, esquineados en cada rincón sin que nadie los determine o haga un tema de ellos, precisamente porque son parte natural de nuestro paisaje, sea este rural o urbano (que muchas veces, los límites entre uno y otro, son difíciles de determinar).

A nadie parece importarle por estas latitudes tener a vista y paciencia la lavandería del vecino escurriendo justo en la ventana, ni si el vecino conoció las intimidades particulares del guardarropa. Al menos no en el grueso popular de la población, para no generalizar quienes viven en condominios o barrios más amurallados, donde la tónica se vuelve introspectiva para el secado al sol, y la gente parece no querer ventilar los trapos sucios.

Right to Dry - Sobre el derecho a tender ropa - La Ciudad Paralela

Right to Dry – Sobre el derecho a tender ropa

 

Seguir leyendo

{ 3 comments }